Semana Santa

En el Bajo Martín

Cada Semana Santa retumban con fuerza los tambores y bombos en nueve pueblos del Bajo Aragón histórico, cinco de ellos -Híjar, Albalate del Arzobispo, La Puebla de Híjar, Samper de Calanda y Urrea de Gaén- pertenecientes a la comarca del Bajo Martín, a los que hay que sumar las vecinas localidades de Alcañiz, Andorra, Alcorisa y Calanda.

Muchos antropólogos e historiadores han tratado de averiguar qué se esconde tras esta manifestación festiva y ritual, convertida en una de las señas de identidad del Bajo Aragón y la Semana Santa en España. En ella confluyen antiguos festejos en torno al cambio de ciclo natural -la salida de del invierno y la entrada de la primavera- y la celebración cristiana de la Pasión de Cristo. El ruido de carracas, matracas, tambores o cornetas sería una forma de conjurar el miedo en ese momento de tránsito, en el que callan las campanas. No en vano, el mundo queda desprotegido desde la Muerte de Cristo hasta su Resurrección. Por otro lado muchas son las teorías que circulan en torno al verdadero origen de los tambores. La importancia que tuvieron las órdenes militares en la estructuración del territorio bajoaragonés pudo haber influido en la extensión del uso militar al ritual del instrumento.

Mayor influencia en el desarrollo de la Semana Santa tuvieron los franciscanos, puestos en relación con la devoción del Vía Crucis, la organización de procesiones y cofradías y la presencia del tambor. Miembros de la Venerable Orden Tercera solían encargarse del Pregón de Viernes Santo en el que se anunciaba la condena a muerte de Cristo, pues ellos cumplían el cometido de acompañar los reos a muerte. Cornetas o tambores precedían a estos pregoneros, pidiendo silencio. En concreto, los franciscanos del convento hijarano de Nuestra Señora de los Ángeles recibieron, en 1519, el encargo de organizar la Semana Santa de la localidad directamente del duque Luis Fernández de Híjar. Suprimieron todo ruido que no fuese de tambores e impusieron la túnica y la capucha negras. A partir de 1834, los terciarios se ocuparon de esa tarea.

En la comarca, además de la arraigada tradición tamborinera, prácticamente todas las poblacio-nes tienen su calvario, algunos de elevada categoría artística o paisajística. Todo ello convierte la Semana Santa del Bajo Martín en un museo, en un centro de exhibición del patrimonio cultural al aire libre en cinco de sus pueblos: Híjar, Albalate del Arzobispo, La Puebla de Híjar, Samper de Calanda y Urrea de Gaén, pertenecientes a la Ruta del Tambor y del Bombo. Y sus habitantes se convierten en integrantes del mismo, debido a la participación que tan impresionante manifestación genera.

Te proponemos un itinerario

Este itinerario es uno de los muchos posibles, ya que la Semana Santa se vive en todos los pueblos con igual emoción y entusiasmo popular y todas sus manifestaciones tienen enorme interés para el viajero.

Híjar

Jueves Santo. 24.00h. Romper la Hora y procesión de los Despertadores

La Semana Santa de Híjar es la primera de toda la Ruta declarada Fiesta de ínteres Turístico Nacional. Su impresionante Romper la Hora en la plaza de la Villa y los cantos lamentosos de los despertadores, sobre las 2 h de la madrugada, la hacen única. La Iluminada procesión del Entierro (a las 21 h de Viernes Santo) es otro momento que sobrecoge.

Albalate del Arzobispo

Viernes Santo. 11.00 h. Procesión del Vía Crucis

El toque atronador de cientos de tambores y bombos en Albalate, entre callejuelas de rancia cultura islámica, se convierte en sentimiento festivo y crea estampas de gran calidad fotográfica. Destaca la vistosidad de los alabarderos o guardia romana.

Su vía crucis esta considerado uno de los más bonitos de la ruta. Los calvarios constituyen un elemento patrimonial central en las procesiones y en la estructura urbana de las poblaciones. Representan, a través de peirones y ermitas, la Pasión de Cristo en sus distintas estaciones o etapas. La ultima estación suele corresponder a la ermita del Santo Sepulcro.

Samper de Calanda

Viernes Santo. 19.30 h. Procesión del Santo Entierro

El mismo Viernes Santo, tras pasar la mañana en Albalate del Arzobispo y degustar su buen hacer culinario, el visitante puede acercarse a Samper de Calanda. Sus calles, plazas y capillas urbanas le dan un tono peculiar a este mirador de la vega del Martín. La procesión del Entierro acapara la atención porque salen a la calle todos los pasos o "peanas" que representan escultóricamente las imágenes de la Pasión.

En algunos calvarios, como en el de Samper de Calanda o el de La Puebla, se puede terminar la visita en los centros donde se exponen las "peanas" durante todo el año. En el caso de Híjar, la exposición sólo abarca estas fechas.

Urrea de Gaén

Sábado Santo. 11.00 h. Subida de las imágenes al monte del Calvario

El entorno histórico de Urrea de Gaén, con sus callizos, estrecheces y encalado uniforme en las fachadas, hace a su Semana Santa la más acogedora y menos masificada del Bajo Martín, preservándose lo auténtico de sus cuadrillas de amigos y familiares. Por ello esta localidad es la más adecuada para prestar atención a los detalles más pequeños, en donde la tradición y el patrimonio se muestra con más intensidad: los instrumentos y túnicas antiguas, recuperados poco a poco por sus propietarios; las vestimentas de cofrades, peaneros, marías, hebreas, etc.

La Puebla de Híjar

Sábado Santo. 22.00h. Cese del toque del tambor y del bombo

La Semana Santa en La Puebla es un alto en el camino entrañable y amistoso con sus gentes. A lo largo de la tarde se pueden observar las relaciones interpersonales que se crean con los toques, con los famosos "piques" entre cuadrillas. Desde su iglesia barroca al barrio de la Estación, todo el pueblo se une en un mismo sentir. A destacar su Cese del toque del tambor el sábado, momento espectacular, al que sucede la solemne Vigilia Pascual 1 hora después, previa al Domingo de Resurrección.

Alrededor del tambor

El fin de semana anterior al Domingo de Ramos, cada año en uno de los pueblos de la Ruta del Tambor y del Bombo, se celebran las Jornadas de Convivencia. Allí se lee el pregón de la Semana Santa del Bajo Aragón y se entrega el Tambor Noble, premio que reconoce la labor de instituciones o particulares en el trabajo sernanasantista.

Desde la década de 1980, también se celebran las Jornadas Nacionales del Tambor, consorcio formado por poblaciones de larga solera tamborinera de Aragón, Valencia, Castilla-La Mancha, Murcia y Andalucía. Andorra, Alcañiz e Híjar han sido, en dos ocasiones cada una, anfitriones de este interesante encuentro.

Híjar organiza cada año Tamborixar, Feria dedicada al tambor y los intrumentos de percusión en general.

Enlaces relacionados: